Ingredientes:

  • 750 g de calabaza
  • 1 manzana
  • 1 puerro
  • 1 cebolla
  • Una pizca de nuez moscada
  •  Una cucharada de cúrcuma
  • 1 L de caldo de pollo
  • 100 ml de crema de leche
  • Pipas de calabaza
  • Aceite de oliva virgen extra de arbequina
  • Sal y pimienta

Preparación:

  1. Pelamos la calabaza y la cortamos en dados.
  2. En una cazuela ponemos un chorro de aceite de oliva virgen extra de arbequina y doramos la calabaza a fuego medio-fuerte. Debe adquirir un color ligeramente tostado.
  3. En la misma cazuela, sofreímos la cebolla y el puerro cortados en juliana. Añadimos también un poco de sal.
  4. Cuando la verdura se ablande, la condimentamos con la nuez moscada y la cúrcuma. Le damos un par de vueltas y añadimos la calabaza a la cazuela. Añadimos, también, la manzana pelada y cortada en dados. Lo cubrimos todo con el caldo de pollo y dejamos que cueza unos 25 minutos.
  5. Pasado el tiempo, lo trituramos con el túrmix y añadimos la crema de leche. Lo rectificamos de sal, si fuera necesario.
  6. Servimos la crema en unas mini-cocottes y, para terminar, ponemos unas pipas de calabaza.
  7. Finalmente, acabamos con un chorrito de aceite de oliva virgen extra de arbequina.

 

Comparte